El ritmo de vida estresante y frenético hace que a menudo pararse sea una quimera. Nos pasamos parte de la vida corriendo en la búsqueda de más: más éxito, más trabajo, más objetos para adquirir.

Vendemos nuestra libertad y nuestra serenidad a cambio de una esperanza de bienestar que siempre se sitúa en el futuro.

¿Y si intentásemos parar este mecanismo infernal?

¿Se puede llegar a desconectar en el mundo en que vivimos?

¿Cómo podemos aprender a desconectar?

 

“No estar conectados puede suponer estar muertos, pero no desconectarnos supone no saber cómo estar presentes”.
Thomas Friedman

 

desconectar 2

 

Impartida

22 de junio del 2010 en la Farmacia Internacional (Barcelona)

Te invito a que te pongas en contacto conmigo y así ajustar esta conferencia a tus necesidades

Nombre (requerido)

Correo electrónico (requerido)

Teléfono (requerido)

Asunto

Mensaje