Estar con uno mismo es un universo. No es un estado. Es más bien una posibilidad, un don que ofrece la vida y del cual podemos extraer grandes lecciones.

¿Sabemos estar solos, con nosotros mismos? ¿Cuáles son los frutos de esta soledad creativa o bien este estado de conexión con uno mismo?

Estar con uno mismo, no es un objeto, ni una cosa. Tampoco es un bien que podamos vender o comprar. Es una vivencia del alma, una experiencia por la cual podemos pasar. El ser humano no es tan sólo un animal social que teje vínculos con los suyos, sino que también se retira, toma distancia, se aleja de la comunidad sencillamente porque siente la necesidad y siente que le hace bien. Un hombre que frecuenta la soledad se convierte en un hombre diferente del que era, cambia de tono y de registro, adopta nuevas formas de vida, conecta con la paz interior y armonía, mostrándose todo ello en mayor bienestar personal y calidad de vida.

 

Imagen1

Impartida

28 de octubre del 2010 en la Farmacia Internacional (Barcelona)

Te invito a que te pongas en contacto conmigo y así ajustar esta conferencia a tus necesidades

Nombre (requerido)

Correo electrónico (requerido)

Teléfono (requerido)

Asunto

Mensaje