Declarar Afirmar 8198 198x226b

Por más que pienso en positivo y hago afirmaciones (parte 1)

Por más que pienso en positivo y hago afirmaciones, ¡aquí no cambia nada!

(Parte 1)

Esto, exactamente esto es lo que estuve pensando yo durante mucho tiempo. Hacía afirmaciones, las repetía delante del espejo, las decía en voz alta, incluso os puedo asegurar que las visualizaba/imaginaba con toda la emoción que me era posible… ¡pero NO pasaba nada!

¿Podéis imaginaros la frustración que sentía? Mucha, os lo puedo asegurar.

Oía hablar de la aplicación de la «Ley de la Atracción», de la «Ley de la Manifestación», me informé, me vi la película «El Secreto», lo hice todo tal y como se indicaba, pero ahí estaba yo, en la misma situación más o menos.

Es cierto que mientras estaba diciendo las frases/afirmaciones y me visualizaba, me sentía genial y mi estado vibracional y mi motivación aumentaban. Este nuevo estado me facilitaba poder atraer a mi vida cosas diferentes de las que había estado atrayendo, al mismo tiempo que me facilitaba pasar a la acción en temas que tenía parados, bloqueados desde hacía tiempo pero… algo estaba faltando, algo no hacía bien ya que el estado vibracional parecía que volvía a su punto de origen en pocos días. ¡Horror! Volvía a estar igual, con las mismas sensaciones desagradables y la tensión interior que me angustiaba.

No entendía qué ocurría, pero lo que SÍ sentía era que algo muy interno, una sensación o bloqueo, seguía estando en mi interior incomodándome, angustiándome y estresándome, frenándome nuevamente ante eso que tanto deseaba.

¡Desesperación!, eso es lo que sentía.

Noell S. Oszvald

Fue entonces cuando empecé a buscar y a leer intentando encontrar respuesta a esta imposibilidad de cambiar mis pensamientos y creencias y, como consecuencia, los resultados que conseguía en mi vida.

Fue tiempo después que llegué a entender que

«La clave para manifestar la vida que queremos es entender que atraemos el resultado
de lo que deseamos conscientemente,
MÁS nuestras creencias subconscientes».

¡Sí! ¡Así es! Lo que deseamos en nuestra vida no surge sólo de lo que pensamos conscientemente…

¿A cuántos de vosotros os ha pasado que habéis decidido responder de determinada manera a una circunstancia, por ejemplo en una entrevista de trabajo, en una conversación con la pareja o con el jefe o en una competición, y después en el momento de la verdad NADA de lo que habíais pensado o decidido que haríais o bien sentiríais sucede de la manera que queríais?

y…

¿Acaso no lo habíais dicho con convicción y deseándolo con todas vuestras fuerzas?

Estoy convencida que así lo hicisteis así como yo lo también lo hice en su momento.

¿Qué está pasando entonces?

 ¿Quizás la «La Ley de la Atracción» sólo sirve para algunos?

Te invito a que estés pendiente de mi siguiente post en el que doy respuesta a esta pregunta.

¿Te lo vas a perder?

 

 

COMPÁRTELO en Facebook, LinkedIn, Twitter, o tu red favorita, desde los botones de aquí debajo.
¡Ah! y deja tus comentarios, me encantará responderte o bien compartir opiniones. «Compartir es vivir» 🙂
¡Muchas gracias!