El arte del reencuentro con nuestro SER, y nuestro potencial

Coaching

El coaching es un proceso de acompañamiento mediante el cual el coach (profesional con una sólida formación en procesos de coaching) ayuda al coachee (cliente) a buscar el conocimiento dentro de sí mismo. Es un aprendizaje, un entrenamiento en donde el coach, mediante preguntas concretas, escuchando y reflexionando, abre posibilidades para que el cliente aumente su capacidad de consciencia, de darse cuenta de cómo actúa, de lo que le permite o le dificulta alcanzar sus objetivos.

El coaching, a diferencia de los procesos terapéuticos, ve a la persona como un ser completo y “sano”, con todos los recursos para poder gestionar su vida y que está en la búsqueda de desarrollar al máximo sus capacidades, limitadas por ciertas creencias, experiencias, interpretaciones, aprendizajes, hábitos y costumbres, que si bien le han permitido crecer y desarrollarse en muchos sentidos, también lo han limitado y no le han dejado desarrollar su potencial.

 

“La vida no tiene límites, lo importante es que creas que puedes hacerlo y te concedas la oportunidad de lograr tus metas”

 

Chérie Carter-Scott

“Cada uno de nosotros tiene la posibilidad de conocer su potencial ilimitado y crear una nueva y poderosa manera de vivir”

J. O’connor

El coaching es el arte, la ciencia, la magia de acompañarte, utilizando tus recursos físicos, mentales y emocionales para conseguir los objetivos que tanto deseas, quieres y mereces.

El coaching te conduce a reconectar con tu esencia, con tu poder personal para poderte mostrar desde tu ser auténtico y único, tu SER. Gracias a esta conexión, la vida se vuelve a mostrar a través de ti, la energía no encuentra obstáculos, por lo que la vida se vuelve fácil y liviana, como si de niños jugando se tratara. El día a día es ilusión, es expansión, es crecimiento, es alegría, es realización…. El redescubrimiento de nuestro Ser, el reconocer nuestro potencial, el ver que simplemente siendo lo que siempre hemos sido pero que estaba oculto, es suficiente; es una liberación enorme, es un respirar, es un baño de paz para el alma.

Esta disposición energética y emocional nos permite pasar a la acción en todas las situaciones que nos propongamos sin sentir frenos, miedos ni limitaciones, lo cual nos lleva a conseguir resultados insospechados en nuestras vidas. ¡Qué gran aventura ser uno mismo y serlo con los demás!

¿La metodología?

Una conversación cercana, armónica (como si de una danza conjunta coach-coachee se tratara) y guiada por preguntas específicas que el coach ofrece con el objetivo de que la persona tome consciencia de aspectos concretos de su reflexionar, de su pensar, de su sentir, con el objetivo de que la misma persona pueda ampliar la mirada de su forma de vivir, de interpretar las situaciones que la vida le trae y de sí mismo ante la vida, y así poder encontrar desde su interior los recursos y alternativas más adecuadas y beneficiosas para conseguir aquello que desea. De ahí que sea un acompañamiento para que la persona se lidere a sí misma, y vea que ya tiene todos los recursos que necesita para desenvolverse y gestionar su vida, obteniendo aquello que tanto desea y sueña.

El reconocer y tomar consciencia de todos los recursos, de las múltiples alternativas y opciones que ella misma dispone, así como los que la vida le ofrece, permite que la persona pase de la Situación Actual a la Situación

Deseada en un período relativamente corto, en función de lo comprometida que esté y el coraje y valentía que muestre para exponerse a las situaciones que le supongan salir de su Situación Actual.

Todo ello se realiza en un contexto generado por el coach, de confort, de confianza, de seguridad, de respeto, de no juicio, de comprensión, de empatía, de acogimiento, de cuidado de la persona, que conduce a que el coachee (cliente) pueda mostrar sin miedos y sin máscaras cualquier tema que desee por privado, oculto, reprimido, personal o delicado que le pueda resultar.

La búsqueda de la persona es la búsqueda del coach y juntos avanzan en el camino, en ocasiones duro pero al mismo tiempo lleno de aprendizajes y muy liberador.

¿Qué se trabaja?

Cualquier tema que limite y angustie a la persona, cualquier situación ante la cual se sienta sin recursos, pequeña, impotente, todo aquello que desea conseguir y que no está logrando por más que pone todo su empeño.

Eso sí, el proceso de coaching es un camino a disfrutar, es una inversión en nuestra persona que no tiene precio, con unos aprendizajes extrapolables a muchos otros escenarios de nuestras vidas. ¿Cómo no vamos a disfrutar de nosotros mismos, de conseguir aquello que durante mucho tiempo hemos estado deseando? ¿Cómo no vamos a disfrutar del fluir de la vida, de sus nuevas tonalidades y colores y de la intensidad en la que es posible vivirla?

“La vida está hecha para vivirla, no para pensarla”

Como ya dije, tu proceso es el mío, ambos aprenderemos y disfrutaremos. Seré tu acompañante de camino que te guiará a redescubrirte, a saber más de ti, a potenciar aquello que está dormido, a redefinir lo oculto y que no te gusta, a focalizar tu energía en aquello que sí quieres y no en lo que no quieres, optimizando así tu tiempo, esfuerzo y energía. Te guiaré a ver, reconocer y acoger tu potencial, a desarrollar tu autoescucha y tu autoobservación para así poder hacer aquello que desees en cada momento de tu vida.

 “Somos similares a una bellota, que contiene en su interior todo el potencial para convertirse en un majestuoso roble. Necesitamos alimento, estímulo y luz para crecer, pero el roble ya se encuentra en nuestro interior”

John Whitmore